Varsovia - Portal Turístico Oficial de la Ciudad Capital de Varsovia - Página Principal
Premio: European Best Destination 2023

Paseo por Praga Sur

El distrito de la orilla derecha de Varsovia es un interesante mosaico de antiguas casas de vecindad, zonas industriales y postindustriales y parques verdes. Sus lugares emblemáticos son seguramente el Estadio Nacional PGE Narodowy, la popular playa urbana de Poniatówka o el hermoso Parque Skaryszewski, creado a principios del siglo XX. Pero la historia de la zona es mucho más antigua, y el nombre actual es engañoso.
La aldea de Kamion, situada en el lugar del actual Kamionek, probablemente existía ya en el siglo XI, mientras que otras como Gocław, Kawęczyn y Grochów surgieron entre los siglos XI y XIV.
Fue el desarrollo de Grochów lo que dio el carácter actual al barrio. Uno de los hitos de su historia fue la construcción entre 1820 y 1823 de la carretera de Brest, que unía Praga con Terespol. Gracias a la conexión del barrio con el Imperio Ruso, aquí se desarrolló la industria. Su desarrollo fue aún mayor en la segunda mitad del siglo XIX, tras la inauguración del Ferrocarril Varsovia-Terespol.
El carácter industrial y obrero de Grochów y Kamionek contrasta con el intelectual y artístico de Saska Kępa, una urbanización de casas unifamiliares construidas en la década de 1930 en los terrenos de una antigua isla en el Vístula. En tiempos del rey Augusto III, era un lugar de caza y entretenimientos para la corte. Más tarde, a lo largo del siglo XIX y principios del XX, sirvió como lugar de recreo para los habitantes de Varsovia. El desarrollo posterior del barrio incluyó, en la década de 1970, la construcción de bloques de viviendas en Gocław.
Conoce todas las caras de Praga Sur dando un paseo con nuestra guía.

Las casas de peaje de Grochów son dos edificios construidos en 1823, que marcaban la frontera entre Praga y Grochów. Se encuentran en el cruce de las calles Zamoyskiego y Lubelska. En el pasado, en uno de ellos estaba la comisaría de policía y en el otro la oficina de recaudación de impuestos. En el edificio ubicado al lado de la fábrica E. Wedel ahora hay una chocolatería de esta marca. Empieza tu largo paseo por Praga Sur con una taza de chocolate que te dará mucha energía.

Ahora camina por la calle Grochowska hacia Rondo Wiatraczna [la Glorieta Wiatraczna]. En la arteria principal de Praga Sur, sentirás un ambiente bien diferente del de la orilla izquierda de Varsovia. También notarás el carácter multinacional de este lugar: en las calles, además de polaco, oirás ucraniano, ruso, árabe y romaní. Los bajos precios de la vivienda y el pasado comercial de Praga atraen a los emigrantes. En el pasado, también fue un lugar multicultural: detente un momento en la placa que hay en la plazoleta cerca del edificio de la calle Grochowska 301/305. Aquí, hasta principios de la década de 1960, estaba el cementerio de los viejos creyentes, o cristianos ortodoxos conservadores.

Junto al cementerio ahora liquidado, se encuentra la fábrica Perun, un verdadero tesoro del Kamionek industrial. Desde 1913, en los edificios de ladrillo, funcionó una fábrica de equipos de soldadura. Actualmente, una parte de sus naves está destinada a actividades comerciales y de ocio.

Siguiendo hacia Rondo Wiatraczna, al otro lado de la calle Grochowska, encontrarás la sede de la orquesta Sinfónica de Varsovia, uno de cuyos directores fue el famoso compositor Krzysztof Penderecki. En la actualidad, los conciertos se celebran en una carpa instalada en la parte trasera de los edificios, pero para 2026, en los edificios renovados, se levantará un moderno complejo cultural con salas de conciertos.

Junto a la sede de la Sinfónica de Varsovia se encuentra el cuidado Parque del Distrito de Praga del Ejército Nacional. Su entrada sureste es una puerta, fabricada hace más de 100 años en uno de los talleres de herrería de Varsovia. Antes de la guerra, era la entrada a una rica casa de vecinos en el centro de la ciudad, y después de la guerra se estaba deteriorando en una de las casas de Grochów, hasta que ya renovada, en 2003 se convirtió en la puerta de entrada al parque.

A 100 metros más allá, en la calle Grochowska, encontrarás otra curiosidad. Es el Monumento a la Construcción de la Carretera a Brześć, ahora algo olvidado. El obelisco de hierro fundido, de 14 metros de altura, fue inaugurado en 1825 para conmemorar la construcción de la carretera que unía Praga y Terespol. En el obelisco se representan vistas panorámicas de las ciudades que se encuentran a lo largo de la carretera y las etapas de su construcción. Un obelisco igual se encuentra en el otro extremo de la antigua carretera, en Terespol.

Durante el Alzamiento de Noviembre, Grochów fue escenario de intensos combates entre los insurgentes y los rusos que atacaban las afueras de Varsovia. Una de las batallas tuvo lugar el 25 de febrero de 1831 en el bosque de Olszynka Grochowska. Para llegar allí, camina unos 2 kilómetros por la calle Grochowska hasta la Plaza Szembeka, sobre la que se alza la histórica Iglesia del Purísimo Corazón de María. Se construyó para conmemorar el centenario de la Batalla de Olszynka Grochowska y es uno de los últimos edificios neogóticos de Varsovia, con interiores acabados en el estilo art déco de moda en la década de 1930. Al excavar los cimientos, se encontraron aquí dos fosas comunes de insurgentes del Alzamiento de Noviembre.

Tras pasar la Plaza Szembeka, gira a la izquierda por la calle Chłopickiego y luego por las calles Szaserów y Podolska para llegar a la Reserva Olszynka Grochowska, donde uno de los senderos del bosque conduce al Monumento a los Caídos en la Batalla de Grochów. En el monumento con placa conmemorativa puedes leer la inscripción: «Transeúnte, di a tus cohermanos que luchamos valientemente y morimos sin temor, pero con la preocupación en nuestros corazones por el destino de Polonia, el destino de las generaciones futuras – por vuestro destino».

Volviendo de la reserva por el mismo camino, detente en la calle Podolska 28. Aquí encontrarás la Fábrica de Aguas con Gas «Ronisz», que funciona ininterrumpidamente desde 1948. Produce naranjadas clásicas, cuya composición no ha cambiado desde que abrió la fábrica. Esta industria es un ejemplo del innato espíritu emprendedor de los habitantes de Grochów. En el pasado, había aquí muchas más empresas familiares. Otra se encuentra en la calle Kordeckiego, 48. En esta casa de vecinos, en el número 1, está la Fábrica de Bolas de Navidad Fogiel. Desde 1948, la tercera generación de la familia fabrica aquí adornos para el árbol de Navidad, y la mayoría de las bolas se venden a EE.UU.

Otro ejemplo del espíritu emprendedor de Grochów se encuentra en la Glorieta Wiatraczna. Desde 1958 funciona aquí la confitería «Rurki z Wiatraka», que vende los icónicos barquillos rellenos de nata montada.

Praga Południe es el nombre oficial del distrito. Aun así, un habitante nativo de Grochów nunca dirá que es de Praga, ¡siempre es de Grochów! El carácter local es muy importante aquí, porque todos los habitantes de una casa de vecinos se conocen desde hace generaciones.

Si quieres ver una urbanización llena de buen ambiente y relaciones de vecindad, no dejes de visitar la Colonia de la Sociedad de Urbanizaciones de Trabajadores en la calle Podskarbińska 7, 7A, 7B y 9. Las casas de vecinos construidas en los años 30 del siglo XX, con toques de estilo modernista, están habitadas por descendientes de las primeras familias de trabajadores pobres que se asentaron aquí. Camina entre los edificios para ver a los residentes sentados en un banco, macizos de flores y ropa secándose al viento.

Quinientos metros al este tenemos la calle Kickiego, en cuyos números 9 y 12 están los colegios mayores famosos por sus inolvidables fiestas. Allí viven estudiantes de muchos rincones de Polonia y del mundo. Las casas estudiantiles de “Kicu” fueron, a menudo durante muchos años, el hogar de varios músicos, empresarios o personalidades de los medios de comunicación conocidos posteriormente. Uno de ellos fue Muniek Staszczyk, autor de la letra de la exitosa canción «Varsovia». Curiosamente, muchos de los residentes de los colegios mayores se empaparon tanto del clima de Grochów que en etapas posteriores de su vida se establecieron en las cercanías. Al pasar por allí, detente en la Librería Anticuaria de Grochów, donde están a la venta 130.000 libros.

Y todavía un lugar más que merece la pena visitar en esta zona de la ciudad… En una de las mejores comedias cinematográficas polacas, el entrenador de segunda clase Jarząbek canta una canción de alabanza en honor del presidente del club, Ochódzki. La graba una grabadora escondida en un armario. La escena procede de la película “Miś” [«Osito”] y se rodó en Grochów, en la habitación original del presidente del club deportivo «Orzeł», en la calle Podskarbinska 14. ¡La habitación, amueblada igual que en la película, sigue existiendo hoy en día! Se puede visitar durante la Noche de los Museos, que se organiza todos los años en mayo.

Praga Sur es un lugar donde funcionaron muchas plantas industriales. Unas pocas siguen produciendo, muchas, sobre todo las más antiguas de Grochów y Kamionek, han cerrado. En los últimos años los edificios postindustriales se han revitalizado y se han convertido en instalaciones públicas. La más famosa es la Fábrica Soho en la calle Mińska 25. Allí en un área de 8 hectáreas, estaba la Fábrica de Yute, la Planta de Municiones «Pocisk» y la Fábrica de Motos de Varsovia que producía los famosos scooters Osa y motocicletas SHL. Hoy, los antiguos edificios albergan oficinas, restaurantes y tiendas de diseño. Sin embargo, el lugar más importante es el Museo de Neones, creado en un antiguo almacén, que presenta anuncios renovados y brillantes rescatados de las calles de muchas ciudades polacas.

También se han revitalizado los edificios de la antigua Fábrica de Óptica Polaca, en la calle Grochowska 316. La industria, situada en un edificio modernista de los años 20, producía microscopios, prismáticos e incluso periscopios para submarinos. Ahora hay aquí oficinas y restaurantes. Descansa un momento en uno de ellos en la planta baja del edificio.

Ahora dirige tus pasos hacia el Parque Skaryszewski. Uno de los parques más grandes y pintorescos de Varsovia, se estableció en el lugar de antiguos pastizales entre 1905 y 1916. La zona del parque es muy variada: llena de lugares salvajes, colinas, viejos árboles y alamedas tranquilas, así como esculturas excepcionales, con la famosa «Bailarina» a la cabeza. El parque linda con el pintoresco Lago Kamionkowskie, alimentado por numerosos canales y hasta el siglo XX conectado con el río Vístula. El lago es una verdadera reserva natural, lleno de aves y peces. En la isla de la orilla sur del lago, hay una colonia de castores -fíjate bien y puede que veas a algún roedor nadando… En temporada alta, también puedes aprovechar la oferta del Puerto del Parque Skaryszewski: comerte una pizza, tomarte una cerveza o alquilar un kayak y navegar por el lago.

Cerca del lago hay una cuidada rosaleda al estilo francés. Aquí encontrarás también un monumento a los aviadores británicos que llevaron ayuda a los insurgentes de Varsovia. El 14 de agosto de 1944, su avión fue derribado sobre el Lago Kamionkowskie.

En verano, puedes oler los aromas del chocolate que llegan hasta aquí. Proceden de la fábrica E. Wedel, situada en la orilla opuesta del lago, que lleva produciendo estos dulces tan populares en todo el país desde la década de 1930.

Cruza al otro lado de la calle Międzynarodowa, donde hay una gran pradera verde rodeada de canales. En 1573, muy probablemente aquí mismo, tuvo lugar la primera elección libre, es decir, la elección del rey polaco por la nobleza. Hoy es un lugar para hacer picnic, tomar el sol y jugar con los perros. Descansa aquí por un rato.

Si caminas por el Canal de Exposiciones que atraviesa los Prados Electorales de Kamionek, llegarás al Lago Gocławskie. En sus inmediaciones se ha desarrollado la urbanización Przyczółek Grochowski, que… consta de un bloque de pisos. Pero ¡qué bloque! Mide 1,8 km de largo, tiene forma de letra M, y lo forman 22 edificios interconectados. Cada uno tiene una dirección distinta y en total hay en ellos 1.800 viviendas. Dentro de la letra M hay tres patios separados.
El edificio se terminó en 1974 y, a pesar de algunas soluciones arquitectónicas interesantes, resultó ser un experimento fallido. Era ruidoso, peligroso e incómodo para vivir. El bloque que se ganó el sobrenombre de «Pekín», fue escenario de muchas producciones cinematográficas, entre ellas la serie „Stawiam na Tolka Banana” [«Apuesto por Tolek Banan»].
Hoy día, años después, es un lugar interesante para pasear y admirar ideas arquitectónicas de una época pasada. Como dicen los vecinos, por fin es un lugar seguro.

Si necesitas un momento de relax, puedes acercarte al Parque del Lago Balaton, a un kilómetro de distancia, donde podrás descansar junto al agua. A los niños les entusiasma especialmente la escultura del Gato Independiente Cirilo que allí se encuentra.

Tras visitar las urbanizaciones del estilo de la República Popular de Polonia, dirígete a Saska Kępa, donde, en contraste, te deleitarás con una urbanización al estilo de entreguerras. Este lugar se volvió atractivo para la construcción tras la inauguración del puente Poniatowski en 1913, y experimentó un verdadero auge en las décadas de 1920 y 1930.

Los edificios más antiguos del barrio son la Colonia Łaskiego, construida en 1926 entre las calles Obrońców, Katowicka y Dąbrowiecka. Sus casas tienen elementos al estilo de casa señorial polaca, de moda en la época. Los edificios posteriores de Saska Kępa se construyeron en el estilo modernista y funcional. El mejor ejemplo de la arquitectura de este periodo es el edificio de tres cuerpos de la familia Lachert en la calle Katowicka 9/11/11A.

Para conocer la diversidad de Saska Kępa, visita también la casa de madera de los Przybytkowski en la calle Walecznych 37, la casa modernista de Lucjan Korngold en la calle Królowej Aldony 3 y el chalé estilo art déco de Felicja Trębicka en la calle Obrońców 25. También te recomendamos pasear por Saska Kępa por tu cuenta, sin guía y descubriendo arquitectura sorprendente a cada paso.

Quizás la residente más conocida de Saska Kępa fue la poetisa y autora de textos de canciones Agnieszka Osiecka. En 2007, se inauguró un monumento en su honor en el cruce de las calles Francuska y Obrońców. Aquí es también donde debes terminar tu paseo por Praga Południe. En la calle Francuska te esperan restaurantes y cafeterías. Es uno de los centros gastronómicos de Varsovia.