Varsovia - Portal Turístico Oficial de la Ciudad Capital de Varsovia - Página Principal
Premio: European Best Destination 2023

Lugares de interés de la región de Mazovia

Si te quedas más tiempo en Varsovia, conoce también sus alrededores. Mazovia es una región con una historia más larga que la de la propia capital, y con una naturaleza cautivadora.
Mazovia está situada en la cuenca central del río Vístula, con sus pintorescos afluentes: Bug, Narew, Wkra, Liwiec, Świder, Pilica… Cada uno de estos ríos es un desafío diferente para los aficionados al piragüismo y al descenso de ríos. Los bosques y parques paisajísticos también ofrecen riqueza natural y oportunidades para practicar senderismo, ciclismo y equitación. Y luego están los castillos medievales (¡cada uno con su propio fantasma!) y la asombrosa fortaleza de Modlin; hay museos al aire libre, parques de atracciones y lugares únicos como la Casa Natal de Fryderyk Chopin o Karolin, sede del conjunto folclórico Mazowsze.

Castillos y fortalezas

Hoy día Czersk es un pequeño pueblo, pero en la Edad Media, en tiempos de los duques, era, junto a Płock, el centro de poder más importante de Mazovia. Esta fortaleza monumental fue construida por orden de Janusz I el Viejo.

En 1526 el ducado pasó a la Corona del Reino de Polonia convirtiéndose en propiedad de los reyes polacos. Durante un tiempo, junto con la mayor parte de Mazovia, perteneció a la reina Bona. Bona Sforza Aragón, viuda del rey Segismundo el Viejo, duquesa de Bari y Rossano, amplió el castillo local e inculcó a sus habitantes el amor por la jardinería y la vid. Le gustó tanto la fortaleza mazoviana que supuestamente sigue rondándola por las noches.

Actualmente, los días de gloria de Czersk se rememoran en torneos de caballeros, reconstrucciones y picnics históricos organizados cada año, de primavera a otoño, en la serie de eventos «Historia Viva».

La fortaleza medieval de Ciechanów tiene más de 600 años. El poderoso edificio gótico con dos torres fue erigido durante el reinado del príncipe Siemowit III y mientras los caballeros estacionaban en él, fue una fortaleza inexpugnable. Pero estas potentes murallas sobre el río Łydynia no son la fortaleza más antigua del lugar.

El primer asentamiento se estableció en Farska Góra, donde hoy se alza el hermoso campanario neogótico. Fue una importante plaza fuerte que protegía las fronteras septentrionales del mundo cristiano de las invasiones de los pomeranos, los prusios y los yotvingios, y en el siglo XIV de los lituanos que quemaron la ciudadela de madera construida sobre la ciudad.

Más o menos en ese momento, en un recodo del río Łydynia, en una isla, se construyó un castillo de ladrillo que fue ampliado por los sucesivos gobernantes de Mazovia, entre ellos Janusz I.

El poderoso castillo gótico tiene dos torres: la oriental es una prisión y la occidental un arsenal, y como todos los castillos antiguos, aún esconde muchos secretos. Uno de ellos es el lugar donde se guarda el tesoro del príncipe Janusz I, lo custodia un terrible perro negro, o más bien un caballero convertido por un alquimista en una bestia peligrosa. Te lo puedes encontrar en el patio del castillo solo por la noche…

Un castillo gótico construido sobre un pantano, baluarte de la última gobernante de la Mazovia independiente, en el que se aparece la famosa Dama Amarilla. Sede del Museo-Armería, lugar de celebración de torneos caballerescos anuales y otros eventos interesantes. La única fortaleza de Mazovia a la que ¡se puede llegar en kayak!

La construcción de la fortaleza fue encargada por Janusz I el Viejo, uno de los soberanos más destacados de Mazovia. Las obras fueron continuadas por su nieto Boleslao IV, y los muros defensivos duplicaron su altura cuando la duquesa Anna Mazowiecka, la última gobernante de la Mazovia independiente, se convirtió en la anfitriona del castillo. En su honor se celebra cada año uno de los acontecimientos locales más importantes: el Torneo de Caballeros por el Anillo de la Duquesa Anna.

Del edificio gótico se conservan la torre de la puerta, un fragmento de las murallas y la casa solariega del starosta, que alberga el Museo-Armería con una rica colección de armas. El área desarrollada a su alrededor, con construcciones defensivas de madera, forma un parque histórico cultural, muy visitado durante la temporada turística.

El centro histórico de Płock es la Colina Tumskie. Aquí comenzó la historia de la ciudad en el siglo X, cuando Miecislao I erigió una ciudad fortificada en una alta colina sobre el río Vístula. La Colina Tumskie fue probablemente gobernada durante un breve periodo por Miecław, un autoproclamado gobernante de Mazovia, que intentó crear un estado independiente de Polonia basado en la fe pagana. Fue aquí donde Boleslao el Temerario fundó la primera catedral para el obispado establecido en su época. Desde aquí, el duque Vladislao Herman y sus hijos, Zbigniew y Boleslao el Bocatorcida gobernaron toda Polonia, pero desde la época de Conrado de Mazovia, el poder fue ejercido por los duques de Mazovia.

Como corresponde a la sede de los gobernantes, en la Colina Tumskie crecieron los símbolos del dominio medieval: el castillo ducal y la catedral obispal. A su alrededor surgieron otros edificios y lugares que merece la pena ver durante una visita a Płock, una ciudad que ostenta múltiples títulos de los cuales probablemente estos dos serían de mayor prestigio: la Ciudad Capitalina Ducal de Płock, que aparece en el preámbulo de los estatutos municipales y el título de Ciudad Héroe que le concedió el mariscal Józef Piłsudski por su heroica defensa contra los bolcheviques en 1920.

Uno de los complejos de fortalezas más grandes y mejor conservados de Polonia, con el edificio más largo de Europa y el segundo más largo del mundo: ¡un cuartel de defensa de más de 2 kilómetros de largo que podría albergar hasta 100.000 personas!

En la confluencia de tres ríos -el Vístula, el Narew y el Wkra- la naturaleza creó condiciones defensivas fantásticas, pero fue Napoleón Bonaparte quien puso los puntos sobre las íes ordenando construir aquí fortificaciones. Al menos eso dice la leyenda.

La fortaleza ha sido ampliada varias veces y contiene elementos de fortificaciones francesas, rusas y polacas. La última modernización antes del estallido de la Primera Guerra Mundial fue obra de los rusos. Entonces se construyeron 10 fuertes de hormigón con escudos de concreto armado y torretas blindadas de acero, que formaban un segundo anillo de fortificaciones en un radio de 5 a 10 km de la ciudadela. Los polacos, por orden personal de Piłsudski, a las fortificaciones existentes añadieron seis búnkeres, trincheras antitanque y fortificaciones de campaña. Uno de los atractivos turísticos más interesantes es la visita nocturna a la Fortaleza de Modlin.

Museos al aire libre

Se puede planificar una visita al museo de Sierpc en varios días y aun así no llegar a conocer todos sus atractivos y secretos. Porque no se trata de un típico museo al aire libre densamente poblado de chozas históricas, sino de un parque etnográfico diverso y muy vasto que se extiende por 50 hectáreas. Funciona según el ritmo diurno y anual natural y el calendario de fiestas tradicionales y costumbres populares polacas. Aquí, por la mañana hay que acicalar a los animales y antes de que anochezca reconducirlos a los gallineros y establos. En primavera, sembrar el grano, cosechar en verano cuando esté maduro y, en otoño, acordarse de excavar la patata y proteger las colmenas antes de que haga frío. Antes de Navidad hornear las obleas y cuando el Invierno envejezca, ahogarlo representado en forma de una muñeca llamada Marzanna en el río Sierpienica.

En el museo al aire libre se exponen edificios de varios pueblos de la región de Mazovia. Una docena de granjas campesinas procedentes del noroeste de la región forman una típica aldea lineal. También veremos aquí una herrería y casas solariegas alrededor de las cuales se han creado parques paisajísticos. Hay una iglesia de madera con un campanario, pero a los cineastas, así como a los turistas hambrientos, lo que más les fascina es la taberna de Sochocin, que ofrece una deliciosa sopa żurek y pan local con manteca de cerdo casera.

El Museo Rural de la Región de Radom es uno de los museos al aire libre polacos más interesantes. No es un establecimiento en el que el polvo se asiente sobre los objetos expuestos. Aquí, la vida sigue su ritmo rural: se cultivan cereales y patatas, se elabora la masa madre de pan y se fabrican vasijas de barro. La Fiesta del Pan y el Festival de la Patata forman parte de un mantenimiento vivo e intenso del folclore y las tradiciones rurales.

También hay mucho que hacer fuera de la temporada festiva. Los turistas pueden pasear por la aldea que tiene 32,5 hectáreas de superficie y reúne maravillas de la arquitectura rural como: una casa solariega del siglo XVIII y una iglesia de madera antigua, el mayor complejo de molinos de viento de Polonia, molinos de agua y granjas campesinas de Jastrzębia, Kłonówko y Chomentów.

Durante un paseo por el museo al aire libre, verás unos 100 ejemplos de arquitectura rural antigua. Los objetos museísticos que completan la exposición son más de 16.000, entre ellos encontrarás colecciones de vehículos, maquinaria agrícola, colmenas y herramientas apícolas, textiles y de arte popular.

Aquí es donde podrás experimentar la región Kurpie Verde con todos los sentidos. En el granero, en la cochera y en el parque de máquinas, convertidos en salas de exposiciones, se pueden contemplar 15.000 objetos relacionados con la cultura kurpie.

No se trata de un museo tradicional en el que está prohibido tocar los objetos, al contrario, lo mejor es tomarlos con las propias manos durante los talleres: excavar y procesar el ámbar, hacer flores con papel de seda, preparar el lino para la hilatura o pintar huevos de Pascua. La región de Kurpie también se puede explorar mediante el oído durante las clases dedicadas al dialecto kurpie. El olfato será muy útil en los talleres de hierbas.

Entre las propuestas del Museo de Kurpie, creado por Zdzisław y Laura Bziukiewicz, se encuentran también talleres culinarios y la oportunidad de degustar delicias kurpie como las galletas fafernuchy, el rejbak, la col con grañones, el łagodniak con crumble y la legendaria cerveza kozicowe elaborada con bayas de enebro.

Parques de diversiones

Suntago Mundo Acuático es el mayor parque acuático cubierto de Europa y la primera instalación tan espectacular de este tipo en Polonia. Para los que buscan una experiencia inolvidable se ha creado la mayor zona de toboganes cubiertos de Europa, el mayor de los cuales tiene más de 30 metros de altura y más de 300 metros de longitud. También hay una piscina de olas, un río rápido y un río de aventuras.
Suntago Mundo Acuático está dividido en tres zonas temáticas: Jamango, abierta a todo el mundo sin restricciones de edad; Saunaria y Relax, accesibles sólo a mayores de 16 años. Dentro de esta última, también hay un Wellness & Spa.

Aquí podrás disfrutar en cualquier época del año de un clima tropical de 32 grados centígrados, rodeado de más de 740 palmeras reales traídas de todo el mundo y millares de flores.
Para quienes deseen pasar aquí unos días, está el confortable alojamiento Suntago Village. Dispone de 92 casitas modulares modernas y totalmente equipadas, con zonas de juego para niños, espacio para barbacoas, recepción y una pequeña tienda de delicatessen.

Julinek, a las afueras de Varsovia, es un lugar único no sólo en el mapa de Mazovia y Polonia, sino también a escala mundial. Se trata de una antigua base circense, que en su día albergó al mismo tiempo a más de veinte equipos de circo. Hoy en día, este parque de atracciones único se inspira en su extraordinaria historia y construye una nueva tradición de circo contemporáneo basado en las habilidades y talentos humanos.

Aquí, todos los fines de semana durante las vacaciones de verano, podrás ver actuar a jóvenes acróbatas y malabaristas, participar en un juego al aire libre, asistir a representaciones teatrales y, entre una y otra atracción, desmelenarte en uno de los parques de cuerdas más grandes de Polonia y saltar en el País de los Hinchables. ¡Y todo ello en el corazón del Parque Nacional de Kampinos!

Cuando tu hijo oiga de repente la llamada de la aventura y quiera ser Indiana Jones, un científico loco, Pulgarcita, o todos estos personajes a la vez, ve con toda la familia a la Granja de las Ilusiones de Mościski, cerca de Trojanowo. Aquí todos los jóvenes aventureros harán realidad sus sueños, incluso los más locos.

El edificio más famoso y símbolo de la Granja es, por supuesto, la Cabaña Misteriosa Voladora, una casa que flota parcialmente en el aire «gracias» a un puñado de globos. Otras construcciones insólitas son el Túnel del Olvido, el Museo de las Ilusiones, la Casa Retorcida o el Laberinto de Espejos. Una de las atracciones más recientes es la Mina de Oro. A los pasadizos subterráneos se accede por un auténtico ascensor minero, y el objetivo de la expedición es resolver el misterio de la desaparición de hace unos años de un grupo de mineros. ¡Es una diversión para auténticos aventureros! También hay diversiones típicas para los parques de atracciones: el carrusel, el Árbol de Caída Libre y el Tren del Dragón o mini montaña rusa.

Lugares insólitos

A principios del siglo XIX existía aquí una aldea con el nombre poco romántico de Ruda Guzowska. A finales de la década de 1820, se produjo una revolución: a las orillas del río Pisia Gągolina se construyó una fábrica de lino, trasladada desde Marymont (afueras de Varsovia). La fábrica empezó a funcionar en 1833 con maquinaria diseñada por un ingeniero francés, que inventó, entre otras cosas, una máquina de hilar fibra de lino (¡hilaba 150 km de hilo a partir de un kilo de lino!), una máquina para peinar el lino, una máquina para producir hilo de lino a partir de estopa y muchas otras mejoras para la industria textil. Se llamaba Filip de Girard y su apellido dio origen al nombre de un asentamiento fabril al oeste de Varsovia: Żyrardów.

Casi toda la historia del lugar -desde el establecimiento de la primera fábrica, los edificios residenciales para propietarios, directivos y trabajadores, hasta el auge industrial de la década de 1880, cuando 16.000 husos retumbaban al mismo tiempo en la hilandería- sigue grabada hoy en los muros, los adoquines, los parques y las zonas verdes. Zyrardow surgió como un asentamiento fabril y como una ciudad jardín en la que las zonas verdes y la vegetación constituían un importante elemento compositivo y funcional de toda la ciudad.

Durante un breve periodo, a finales del siglo XX, pareció que todo este notable patrimonio postindustrial se perdería y sólo funcionarían un puñado de edificios reconvertidos en lofts y comercios. Afortunadamente, el siglo XXI ha traído nuevas ideas para el desarrollo del asentamiento fabril superviviente en un 95%: la creación de un lugar único a escala europea, que sigue contando la historia del apogeo de la era industrial en Mazovia.

Żelazowa Wola es posiblemente la más famosa de las localidades más pequeñas de Polonia en términos de población (tiene menos de cien habitantes). En este pueblo situado a 3 km de Sochaczew, en la proximidad del Bosque de Kampinos, nació el compositor polaco más destacado, Fryderyk Chopin. Y su inusual museo se encuentra precisamente en su casa natal y atrae a visitantes de todo el mundo.

La familia Chopin vivió en la misma dependencia que hoy simula ser una casa solariega y recibe el nombre de «Casa Natal de Fryderyk Chopin». El aspecto actual del edificio no se corresponde con las condiciones extremadamente modestas en las que vivían los padres de Fryderyk. Probablemente el suelo era de arcilla apisonada sin pavimento y el edificio carecía del pórtico que le aporta un aire solariego. El edificio original se quemó en 1812, dos años después de que los Chopin se trasladaran a Varsovia.

En la actualidad en este edificio se cuenta la historia de dos familias amigas que vivían en Żelazowa Wola -los Skarbek y los Chopin- y cómo era la vida cotidiana de la pequeña nobleza de la campiña mazoviana. Otra historia que contar es la de un compositor genial que nació en este lugar. La sala de música, con su piano, flores frescas y una imagen del artista, es también escenario de conciertos, que podrás escuchar de primavera a otoño mientras te relajas en el hermoso parque histórico que rodea el Museo.

El centro se creó en el palacio Karolin, la legendaria residencia del conjunto de canto y danza «Mazowsze». Fue aquí, en 1948, donde comenzó la historia de uno de los embajadores más famosos de la cultura polaca. Las piedras colocadas frente al palacio conmemoran los lugares en los que actuó el grupo. La historia del conjunto y de sus creadores es una de las dos vertientes principales de la exposición del Centro del Folclore Polaco. El segundo eje es la historia del folclore polaco.

Kurpie, Mazovia Oriental con Podlasie y Mazovia Occidental, Gran Polonia y Cuyavia, Pomerania, Warmia y Masuria, Silesia y Pequeña Polonia: cada región tiene su propia sala con una historia narrada con precisión. A este fin contribuyen tanto los objetos de la exposición (vestuario de escenario del conjunto «Mazowsze», trajes folclóricos originales recogidos durante la investigación etnográfica, fotografías únicas que documentan la vida en el campo en la primera mitad del siglo XX, instrumentos populares), así como los multimedia y el propio diseño de las salas.

Un edificio postindustrial de ladrillo integrado con metal y cristal. Un pequeño cine con el mejor sistema de sonido de Polonia. Un horno gigante y una pequeña galería de arte en su interior. El Centro Mazoviano de Arte Contemporáneo «Elektrownia» de Radom sorprende y atrae constantemente con interesantes ideas para exposiciones, instalaciones, actos y proyecciones cinematográficas.

El pequeño cine independiente instalado en «Elektrownia» es la envidia de muchos gestores del arte cinematográfico en Polonia. Cuenta con el sistema Meyer Sound más moderno del país. También hay una copia fiel de la sala de cine privada de George Lucas, el creador de «La guerra de las galaxias». Curiosamente, fue Andrzej Wajda quien inspiró a las autoridades de Radom para que revitalizaran a fondo el edificio postindustrial y ubicaran en él un centro cultural y de exposiciones.

«Elektrownia» es también un gran espacio expositivo, que acoge muestras de artistas polacos y extranjeros. Las colecciones reunidas aquí incluyen la vasta colección del antiguo Museo de Arte Contemporáneo y obras de Tadeusz Brzozowski, Zdzisław Beksiński, Jerzy Bereś, Wojciech Fangor y muchos otros artistas polacos. También se organizan talleres sobre temas muy diversos.

El Museo de Metalurgia Antigua Mazoviana en Pruszków guarda un increíble secreto de hace muchos siglos: el Centro Metalúrgico Mazoviano. Hace unos 2.000 años, en esta zona floreció un auténtico negocio metalúrgico. ¡Los productos de Mazovia occidental incluso podían haber llegado a manos de los mismos emperadores y ricos patricios romanos! Porque seguro que llegaban a los antiguos romanos de a pie.

Los arqueólogos creen que el número total de fundiciones en esta antigua cuenca metalúrgica era de 120.000-150.000, por lo que se trataba de uno de los centros europeos más importantes de este tipo en aquella época. De la fundición y el procesamiento de metales se ocupaban los vándalos que acabaron asentándose en el norte de África como resultado de la migración de pueblos.

El descubrimiento de vestigios del Centro en la década de 1960 dio lugar a una notable exposición. La exposición permanente presenta sobre todo los impresionantes hallazgos de la parte occidental de Mazovia realizados en antiguos cementerios y asentamientos de Biskupice, Milanówek-Falęciny, Brwinów, Reguła, Grodzisk Mazowiecki y muchas otras localidades.

El museo se encuentra en los interiores restaurados de las dependencias del palacio Potulicki, rodeado de un hermoso parque.

Bosques primigenios

El bosque primigenio de Kampinos y el Parque Nacional de Kampinos que abarca una gran parte de su superficie, son un fenómeno a escala europea. Varsovia es la única capital de nuestro continente adyacente a un parque nacional. Ni siquiera tienes que cruzar los límites de la ciudad para encontrarte en un bosque primigenio, surcado por rutas de senderismo bien señalizadas. Los aficionados a caminar o correr pueden aprovechar más de 360 km de rutas de senderismo y senderos de interpretación, mientras que los amantes de las dos ruedas pueden disfrutar de 200 km de carriles bici. Durante las caminatas por el bosque puedes cruzarte con alces, corzos o ciervos; también merece la pena otear linces y lobos.

El Bosque de Kozienice es un vestigio del antiguo Bosque de Radom. Su naturaleza salvaje está protegida por el Parque Paisajístico de Kozienice, con una docena de reservas naturales. Es una zona única con un microclima específico: un poco más cálido y húmedo que los terrenos situados fuera de sus límites. Esto significa un periodo de vegetación más largo y una vegetación que no se encuentra en otras partes de la región, como el abeto, el haya, el carpe y el olmo de montaña.

El bosque fue el coto de caza favorito del rey Vladislao Jagellón. Según la leyenda, solía saciar su sed en un lugar que más tarde recibió en su honor el nombre de Manantial Real. Hoy es una reserva natural y el manantial es en realidad un conjunto de fuentes junto al río Zagożdżonka.

Antes se llamaba Zagajnica. En esta zona durante mucho tiempo, los asentamientos y el desbrozo estuvieron estrictamente prohibidos. Así fue durante el reinado de los duques de Mazovia y los reyes polacos, que se aventuraban aquí a cazar las bestias más grandes: uros, bisontes u osos. En el bosque podían vivir temporalmente los colmeneros, carboneros, cazadores y pescadores, pero previamente debían obtener un permiso especial.

En la reserva natural de Czarnia, cerca de Myszyniec, se puede contemplar un bosque natural característico para el antiguo Bosque de Kurpie. Merece la pena visitarlo para recorrer el sendero de las colmenas silvestres de Kurpie.

Se encuentran a los dos lados del río Bug: el Bosque Blanco al norte de Wyszków y el Bosque de Kamieniec al sur. Algunos fragmentos de su superficie forman parte del Parque Paisajístico Nadbużański, uno de los más grandes de Polonia, situado a ambas orillas del río Bug, que serpentea pintorescamente entre bosques, prados y pantanos. Los nombres de las reservas naturales situadas en la zona del parque hacen referencia a la ciénaga: Moczydło, Czaplowizna, Stawinoga, Popławy o Wilcze Błota. Es un paraíso para las aves acuáticas, los castores y también los piragüistas.

Ríos

El río principal del voivodato de Mazovia es el Vístula, el rey de los ríos polacos. Desde el este, desembocan en él los ríos Narew y Bug, aún salvajes. Vierten sus aguas en el Lago Zegrzyńskie, cerca de Serock, y a la altura de Nowy Dwór Mazowiecki, alimentadas por el río Wkra, desembocan en el Vístula, creando un lugar estratégico único. Napoleón Bonaparte apreció sus valores y ordenó construir el fuerte conocido hoy como Fortaleza de Modlin. Desde el oeste, en el Vístula desembocan Radomka, Pilica, Bzura y Jeziorka, entre otros.

En muchos de los ríos se organizan excursiones en kayak. Las instalaciones para el turismo acuático se amplían cada año: surgen empresas de alquiler de equipo que lo suministran al lugar elegido por los turistas, y la oferta de alojamiento y restauración también es cada vez más interesante, sobre todo en lo que se refiere al agroturismo.

Los ríos de Mazovia ofrecen una gran variedad de experiencias, todas ellas de fácil acceso: de un cuarto de hora a una hora en coche desde el centro de Varsovia, o desde Radom, Płock o Nowy Dwór Mazowiecki.

Lago Zegrzyńskie

El Lago Zegrzyńskie, conocido como el «mar de Varsovia», es la mayor masa de agua de la región de Varsovia. Es la meca de los aficionados a los barcos de vela, las lanchas motoras y todo tipo de deportes acuáticos, así como de los que quieren descansar junto al agua. El lago está rodeado de pinares, que se encuentran entre Dębe y Wieliszew, Białobrzegi y Rynia, como también cerca de Jadwisin y Jachranka. Es el hábitat de aves como charranes, gaviotas, cisnes, somormujos y patos. Cuando se construyó este embalse en la década de 1960, en sus inmediaciones surgieron varios complejos turísticos y casas de veraneo. Se encuentran principalmente en los pueblos de Nieporęt, Zegrze, Zegrze Południowe, Serock, Zegrzynek, Jadwisin, Jachranka, Białobrzegi y Rynia.