Varsovia - Portal Turístico Oficial de la Ciudad Capital de Varsovia - Página Principal
Premio: European Best Destination 2023

Ruta Real

Durante siglos fue Varsovia la sede de los monarcas de Polonia. Descubre cómo fue cambiando la ciudad con las distintas casas reales que gobernaron el país visitando sus elegantes palacios y jardines y, sobre todo, las espectaculares residencias de la Ruta Real: el Castillo Real, el Parque Real de Łazienki y Wilanów.

El Castillo Real –Zamek Królewski–, reconstruido después de la Segunda Guerra Mundial, fue sede de los monarcas polacos desde el s. XVI. Hoy alberga piezas históricas preciosas: insignias reales, tronos o cuadros de Rembrandt, Canaletto y Matejko. La Plaza del Castillo tiene como referente la columna del rey Segismundo III Vasa. Se trata del monumento laico más antiguo de Varsovia y la primera columna levantada para conmemorar a una persona laica en la Europa moderna. Para descansar, dirige tus pasos hacia el Vístula y relájate en los jardines del castillo, espacio de dos niveles que reúne piezas del arte de la jardinería procedentes de diversas épocas.

Pałac Krasińskich es la residencia barroca más soberbia de la aristocracia del país. Construido a finales del s. XVII, está rodeado por un jardín convertido en un agradable lugar de paseo. El espacio, con sus bellas callejuelas, macizos florales y una fuente, es un sitio para descansar o para echar una partida de ajedrez. Merece mención especial el portón de entrada restaurado, de estilo barroco, que da a la calle Bohaterów Getta.

El palacio más grande de la capital. Erigido en el s. XVII, ha tenido diversos usos, siendo un lugar de asambleas populares, escenario de bailes o espectáculos teatrales, hasta convertirse en sede de las autoridades nacionales. A principios del s. XIX acogió a la figura de Napoleón Bonaparte o al pequeño Fryderyk Chopin, quien a sus ocho años dio allí su primer concierto. En la actualidad es la sede del Presidente del Estado. A su entrada se encuentra la estatua ecuestre del príncipe Józef Poniatowski y cuatro leones de piedra, los guardianes del palacio.

Esta amplia plaza céntrica fue el patio del Palacio Sajón, mandado a construir en el s. XVIII, residencia de los reyes Augusto II el Fuerte y Augusto III de Polonia. Destruido durante la Segunda Guerra Mundial, solo se conserva un pequeño fragmento de sus pórticos. En la actualidad alberga la Tumba del Soldado Desconocido, con su servicio de guardia de honor. A sus espaldas se encuentra el Jardín Sajón, el primer jardín público de Polonia. Son admirables sus bellas esculturas barrocas, el reloj de sol del s. XIX o la fuente, que se instaló allí con motivo de la construcción del primer sistema de alcantarillado urbano.

Pałac Kazimierzowski está situado en el recinto de uno de los campus de la Universidad de Varsovia. Este edificio, que ocupa los altos de la ribera del Vístula, fue en su origen una casa de campo de los monarcas en las afueras de la ciudad. Se constituyó en residencia, entre otros, del rey Juan Casimiro, de Juan III Sobieski con su esposa María Casimira o de los reyes de la dinastía sajona. Con Estanislao Augusto Poniatowski el palacio fue reconvertido para acoger una escuela superior para jóvenes aristócratas, recibiendo por nombre el de la Escuela de Caballeros. Entre 1817 y 1831 en las dependencias del palacio tuvo su sede el Liceo de Varsovia, escuela que frecuentó Fryderyk Chopin.

Construido en el s. XVII por orden del rey Segismundo III Vasa, Zamek Ujazdowski sería una residencia de verano de este rey polaco. Hoy en día es un lugar en el que se dan cita los conocedores del arte. Es también sede del Centro de Arte Contemporáneo. El Centro ofrece muestras de arte nacional e internacional, eventos teatrales, musicales y literarios.

Muzeum Łazienki Królewskie cuenta dentro de su recinto con la histórica orangerie, un anfiteatro o un jardín chino. Merece una visita el Palacio de la Isla, de estilo clasicista, en cuyos interiores puede verse una muestra de pinturas procedentes de la colección del rey Estanislao Augusto Poniatowski. 
Si estás en Varsovia en verano, acércate a la estatua de Chopin para disfrutar de los afamados conciertos dominicales al aire libre o Koncerty Chopinowskie.

Joya del barroco de Varsovia, en ocasiones conocido como el “Versalles polaco”, este palacio alberga la residencia veraniega del rey Juan III Sobieski y su amada esposa Marysieńka. El palacio es, sobre todo, un atractivo museo de interiorismo de los ss. XVII, XVIII y XIX, y una Galería del Retrato Polaco. A su vez, los jardines palaciegos son un lugar idóneo para pasear, correr o reunirse en familia. Si visitas el palacio en invierno, su elaborada iluminación te hará sentir el ambiente cortesano.