Varsovia - Portal Turístico Oficial de la Ciudad Capital de Varsovia - Página Principal
Premio: European Best Destination 2023

Paseo por Wilanów

Wilanów es un barrio situado entre la alta Escarpa de Varsovia y el río Vístula. A diferencia de la mayor parte de Varsovia, esta zona pertenecía a Urzecze, una región geográfica y cultural situada en el valle del río. Debido a sus suelos fértiles y húmedos, era una zona agrícola, que abastecía a Varsovia de productos alimenticios. Incluso hoy en día, el barrio está lleno de campos cultivados entre los que discurre una de las rutas ciclistas más relajantes de la ciudad. La cultura y el modo de vida de la población local estaban vinculados al río y a sus crecidas, lo que atrajo a los Hauländers, colonos evangélicos, principalmente de los Países Bajos, acostumbrados a luchar contra el agua.

La zona de Wilanów tenía originariamente un nombre parecido: Milanowo o Milanów, pero el nombre del barrio parece derivar de Villa Nova, el nombre de la casa señorial local, adquirida en 1677 por el rey Juan III Sobieski de Polonia. La casa señorial ampliada en años posteriores se convirtió en un sitio real y ahora es un monumento muy visitado.

Además del palacio histórico y las reservas naturales, en el barrio hay también una moderna urbanización Błonia Wilanowskie, conocida como Miasteczko Wilanów [el Pueblo de Wilanów]. Está dominada por la cúpula del Templo de la Divina Providencia, la iglesia más alta de Varsovia. Te invitamos a una excursión durante la cual, debido a las largas distancias entre las paradas, el mejor medio de transporte será la bicicleta.

El palacio de Wilanów, construido por etapas en el lugar de la casa señorial Villa Nova, es uno de los monumentos más bellos del barroco europeo. Las obras de la residencia real comenzaron en 1681, durante el reinado de Juan III Sobieski. En esa época, a la casa señorial se añadieron una planta y torres laterales. Tras la muerte del rey, se añadieron las alas laterales y se realizaron otras ampliaciones. Entre 1730 y 1733, fue arrendada por Augusto II el Fuerte. El palacio pasó, junto con las fincas circundantes de Wilanów, a manos de sucesivas familias nobles. En 1805, el entonces propietario del palacio puso las salas de su residencia, junto con las colecciones que albergaban, a disposición de la sociedad polaca, creando así el museo de arte polaco más antiguo. Los últimos propietarios del palacio antes de la guerra fueron los Branicki. Durante la Segunda Guerra Mundial, los soldados alemanes y húngaros estacionados aquí saquearon el mobiliario del palacio y destruyeron los jardines. Tras la guerra, el monumento pasó a ser propiedad del Estado, y en 2013 se estableció aquí el Museo del Palacio del Rey Juan III.

Entra en el museo por la puerta principal y luego da una vuelta por el gran patio cubierto de hierba, admirando las fachadas barrocas del palacio, llenas de bajorrelieves ornamentales. En su interior, podrás admirar las decoraciones restauradas tras la destrucción y los muebles auténticos reunidos en los aposentos y dormitorios del rey y su amada esposa, la reina Marysieńka.

Una de las mayores atracciones del museo es el parque que rodea el palacio. Consta de varias partes, entre ellas: el Jardín Norte, con su fuente que representa a un tritón joven; el Jardín Barroco, que es la parte más antigua del parque; y la Rosaleda perfumada de flores. Los parques ajardinados del norte y del sur también ofrecen hermosas vistas. Toda la zona desciende hacia el Lago Wilanowskie, donde encontrarás estructuras interesantes y pintorescas: un puente romano, una glorieta china y el Monumento a la Batalla de Raszyn, construido en una isla artificial. En invierno, el jardín del palacio se convierte en el Jardín Real de las Luces, donde brillan iluminaciones e innumerables instalaciones luminosas. Es una verdadera atracción familiar durante los días de nieve.

También tienes que entrar en el Museo de Carteles más antiguo del mundo, ubicado en el antiguo picadero del palacio. Aquí se ha reunido una impresionante colección de estas obras de arte, que hacían publicidad a producciones teatrales, películas de cine y acciones sociales, entre otras cosas.

En las inmediaciones de los edificios del palacio, verás una hermosa iglesia neorrenacentista, elegida a menudo por los varsovianos para ceremonias nupciales. Esta es la Colegiata de Santa Ana en Wilanów. Entra para ver el cuadro del siglo XVII «Anunciación de la Bienaventurada Virgen María» que adorna el altar mayor y … un hueso de mamut hallado durante unas excavaciones en la zona. Una de las capillas alberga también las tumbas de la familia Potocki, trasladadas desde su capilla del cementerio.

En la orilla opuesta del Lago Wilanowskie hay una joya oculta y un desafío para los aventureros. Se trata del Parque Morysin, un bosque pantanoso que fue un santuario de animales, es decir, un coto de caza real. A principios del siglo XIX, la zona se transformó en un parque romántico, del que quedan varios monumentos misteriosos. Debido a la masa arbórea centenaria y a las numerosas especies animales que viven aquí, en la década de 1960, en este territorio se creó una reserva natural.

Para llegar a la reserva, ve en bicicleta por la calle Vogla, luego cruza el puente entre los lagos y gira inmediatamente a la izquierda por un camino de tierra que te llevará directamente al antiguo parque. Pero antes, a tu derecha, verás a lo lejos las ruinas de una puerta neogótica de 1846. Tienes que verla de cerca, así que toma el primer camino posible a la derecha. Luego, vuelve al camino principal que discurre junto al lago y al cabo de un rato estarás en el parque propiamente dicho. Ten en cuenta que en primavera y después de fuertes lluvias es pantanoso, y en verano pican los mosquitos. Sin embargo, merece la pena encontrar las ruinas de una antigua torre, los vestigios de un palacio clasicista en forma de rotonda o la sorprendente casa del guardabosque construida en madera, escondida en lo más profundo del bosque. El río Wilanówka y el canal Sobieski rodean la reserva, así que para llegar al siguiente punto de tu viaje, vuelve a la calle Vogla.

Ahora dirígete hacia el salvaje Vístula: toma la calle Vogla hacia el noreste, luego sal de la glorieta por la calle Zaściankowa, que te llevará a los diques del Vístula. Al otro lado del terraplén, encontrarás un sendero que atraviesa prados y bosques ribereños salvajes. Al cabo de un rato, llegarás a una gran playa de arena conectada con varias islas durante la bajamar. Aquí encontrarás la Playa de Wilanów Zawady, dividida en dos partes separadas por un espolón fluvial: al norte para los «textiles» y al sur para los nudistas. No importa cómo vayas vestido, pasa aquí unos momentos tranquilos de ocio. También descubrirás que el Vístula mismo, en la parte baja de Varsovia, es un río salvaje, lleno de islas y aves que anidan en ellas.

Si el sol del verano aprieta, vuelve a la calle Wał Zawadowski y síguela hacia el sur. Al pasar la circunvalación, gira por la calle Olęderska, que te llevará al cruce de las calles Syta y Bruzdowa. Aquí se encuentra el antiguo cementerio evangélico, perteneciente a los colonos de los Países Bajos y el norte de Alemania, es decir, los Olędrzy. En las tumbas que se han salvado puedes leer inscripciones en polaco y alemán. Un segundo cementerio similar se encuentra un poco más lejos, fuera de los límites de Wilanów, junto a la glorieta de la calle Sągi. Durante la Segunda Guerra Mundial, muchos de los Hauländers colaboraron con los alemanes y, debido a su origen, fueron incluidos en la volkslist, la lista de alemanes en la Polonia ocupada. Cuando se acercaba el ejército soviético, huyeron junto con el ejército alemán, y lo único que queda de ellos en la zona de Wilanów son los cementerios renovados en los últimos años.

Al otro lado del barrio, justo en la frontera con Ursynów, está el Parque Natoliński. Para llegar, encuentra el carril bici en la calle Korbońskiego y cógelo hasta la cima de la escarpa de Varsovia, en el borde entre Wilanów y Ursynów. Sigue la calle Nowoursynowska hasta llegar a la puerta del parque. Se trata de una reserva natural asombrosa, un auténtico bosque primigenio dentro de la ciudad. Toda la zona, por miedo a los turistas revoltosos, se ha vallado y cerrado, y las puertas para los visitantes se abren varias veces durante la temporada de verano. La inscripción para una visita guiada debe hacerse con antelación.

El rey Jan III Sobieski cazaba en este parque, y a finales del siglo XVIII, se construyeron en el lugar muchos edificios neoclásicos, con el Palacio de los Potocki a la cabeza. Este lugar, como todas las fincas de los alrededores, perteneció sucesivamente a varias familias nobles, y el nombre de Natolin procede del nombre de la heredera Natalia Potocka. En 1945, el parque y los edificios de sus terrenos pasaron a ser propiedad del Estado y fueron, entre otras cosas, la sede del primer presidente comunista de Polonia, Bolesław Bierut. Desde la década de 1990, el Palacio de los Potocki es la sede del Colegio de Europa.

Si no has podido unirte a la popular excursión de verano, da una vuelta al parque. Baja hasta la calle Gąsek y, siguiendo el camino que discurre cerca de la valla, contempla los viejos árboles monumentales y la pintoresca puerta oriental. Detente también un momento en el puente sobre el arroyo para ver a lo lejos el estanque. Sigue este camino hasta el pie de la escarpa, donde, tras eludir la circunvalación, llegarás a otra reserva: la Escarpa Ursynowska. Párate en el estanque vallado al pie del rectorado de la Escuela Superior de Economía Rural y decide. Puedes elegir entre explorar Ursynów o relajarte en uno de los muchos restaurantes del cercano Miasteczko Wilanów [Pueblo de Wilanów]. ¿Qué eliges?

Hasta la década de 1990, la zona de la urbanización actual estaba ocupada por tierras de labranza y terrenos baldíos. En aquel momento se concibió un proyecto para desarrollar un terreno de más de 100 hectáreas de superficie, como un organismo urbano totalmente autosuficiente. El proyecto cuya realización se inició en los primeros años del siglo XXI, no satisfizo inicialmente las expectativas de los habitantes. Se quejaban de la falta de infraestructuras y a veces se describía la urbanización como un barrio dormitorio. Aunque todavía no hay cine ni teatro, la actual Miasteczko Wilanów es un lugar lleno de cafés, pastelerías y restaurantes de cocina exótica, e incluso ha adquirido su propia playa de verano. Está separada de Aleja Wilanowska por el arroyo Służewiecki, sobre el que se tendió una pasarela decorada con corazones. Con el tiempo, las parejas empezaron a colocar candados en sus barandillas, y pasó a conocerse como el Puente de los Enamorados.

Paseando por la urbanización, verás la cúpula del monumental Templo de la Divina Providencia, una iglesia que se iba a construir ya en el siglo XVIII como ofrenda votiva agradeciendo la promulgación de la Constitución del 3 de Mayo. ¿Sabías que la forma del edificio, a menudo criticada, hace referencia al concepto original de Jakub Kubicki de 1792? Incluso si el diseño exterior no es de tu agrado, echa un vistazo al interior. Te espera un interior minimalista, casi desprovisto de ornamentación. Además del propio templo, el espacio alberga el Panteón de los Grandes Polacos y el Museo de Juan Pablo II y el Primado Stefan Wyszyński.

Si quieres conocer a los seguidores de otras religiones que viven en Wilanów, visita la mezquita de la calle Wiertnicza 103, y a tan sólo 500 metros de ella, la casa de la comunidad budista fundada por la conocida actriz Małgorzata Braunek y Andrzej Krajewski.