Varsovia - Portal Turístico Oficial de la Ciudad Capital de Varsovia - Página Principal
Premio: European Best Destination 2023

Paseo por el centro de la ciudad: parte 2

La parte del centro situada al sur de la avenida Jerozolimskie te deleitará con su diversidad. Aquí encontrarás magníficos ejemplos de arquitectura que no fue destruida durante el Levantamiento de Varsovia, parques populares, la Urbanización Marszałkowska de estilo realista socialista, numerosos museos y la Plaza del Salvador, que atrae a los fiesteros. Si pensabas que la historia de la capital comienza en el Casco Antiguo, te equivocas, por eso visita también el lugar donde se levantaba la ciudad fortificada de Jazdów, mucho más antigua que Varsovia. No te hagas de rogar para participar en esta fascinante excursión.

En la primera parte del recorrido a pie por el centro de la ciudad, exploraste la zona situada al norte de la avenida Jerozolimskie. Ahora te invitamos al lado sur de esta arteria. Síguela hacia el Puente Poniatowskiego, donde se encuentra el Museo Nacional. Se alberga en un edificio monumental de los años 30 del siglo XX. En su interior verás una magnífica colección de pintura, escultura y artesanía de artistas polacos y extranjeros. También tiene la mayor colección europea de arte nubio desde el siglo VIII hasta el XIV, incluida una colección única de pinturas murales.

Tras visitar el museo, vuelve hacia la Glorieta de Gaulle, donde se alza una estatua de este famoso general francés frente a la antigua sede del Comité Central del Partido Comunista. El gran edificio de la Casa del Partido, después de que el sistema pasara de comunista a capitalista, se convirtió en la sede de la institución económica más importante del nuevo régimen económico: la Bolsa de Valores.

Hoy en día, también alberga restaurantes de moda, así que, si te apetece un momento de descanso al estilo de Varsovia, acércate a él.

Tras un breve descanso, dirígete hacia el sur por Nowy Świat hasta llegar a la Plaza Trzech Krzyży [de las Tres Cruces]. Su nombre procede de las cruces que son restos del Camino del Calvario, fundado en el siglo XVIII por el rey Augusto II. Recorría la actual Avenida Ujazdowskie hasta las proximidades del Castillo Ujazdowski. Dos cruces doradas se alzan en la parte sur de la plaza, y la tercera la sostiene San Juan Nepomuceno, situado entre ambas. Echa un vistazo a la Iglesia de San Alejandro, que es el punto central de la plaza.
Se construyó en la década de 1820 según el diseño de Chrystian Piotr Aigner y guarda muchas similitudes con el Panteón romano. El templo fue demolido en 1944 y reconstruido elaboradamente después de la guerra.

Ve también al lugar donde la Plaza Trzech Krzyży se une con la calle Bracka. Aquí se encuentra la casa «Bajo los Grifos» procedente del siglo XIX, también conocida como casa de Fuchs. Antes de la guerra, se consideraba uno de los edificios neorrenacentistas más bellos de Varsovia.

Camina hacia el sur por la calle Mokotowska, famosa por sus elegantes tiendas y buenos restaurantes, y luego gira hacia la calle Koszykowa. Llegarás al Barrio Residencial Marszałkowska, o MDM. Se trata de una parte muy diferente del Centro, construida entre 1950 y 1952 en el estilo realista socialista. Presta atención a las casas de viviendas monumentales, esculturas de trabajadores altamente productivosy candelabros o faroles gigantes. Los planes originales incluían la construcción de casas con alojamiento para 45.000 personas, pero debido a la falta de fondos sólo se realizó una parte del proyecto.

Cuando estés en la plaza por la noche, fíjate en uno de los clásicos anuncios de neón de Varsovia de los años 60 del siglo XX: “La voleibolista».

El MDM es el lugar ideal para el Museo de la Vida en la República Popular de Polonia, que se encuentra en la calle Piękna. Las piezas aquí reunidas evocan el recuerdo de tiempos de escasez en las tiendas, de milicianos en las calles y de objetos cotidianos olvidados hace tiempo.

¿Qué más cosas de interés puedes ver en la zona? Por ejemplo, la Nave Koszyki, que fue uno de los varios mercados de Varsovia construidos a principios del siglo XX. El edificio fue destruido durante el Levantamiento de Varsovia y, tras la guerra, a pesar de ser reconstruido, nunca recuperó su antiguo esplendor. Tan sólo en el siglo XXI, como resultado de la revitalización, la Nave Koszyki se convirtió en uno de los puntos gastronómicos más importantes de Varsovia, donde podrás degustar platos de todo el mundo.

En la zona hay también una pieza arquitectónica muy interesante: el Edificio Principal de la Universidad Politécnica de Varsovia, en la Plaza de la Politécnica. Se construyó en 1900 y se inauguró dos años después. Según se dice, sus creadores visitaron seis países en tres semanas en busca de inspiración para su diseño. Hoy en día no parece una gran hazaña de viaje, pero a caballo de los siglos XIX y XX debió de ser una locura de viaje. Entra en el edificio para encontrarte en un mundo sacado directamente de Hogwarts, lleno de misteriosas escaleras y balcones. También te sorprenderá el techo de mosaico de cristal que se eleva sobre el auditorio.

La calle Nowowiejska, al este de la Plaza Politechniki, te conducirá a la famosa Plaza Zbawiciela. Este lugar, con sus numerosos establecimientos de restauración y clubes se ha hecho muy popular entre los jóvenes varsovianos. «Zbawix» o «Plaza de los Hipsters» -como a veces se la llama- es el lugar perfecto para salir de fiesta.

La zona alberga también varias instituciones culturales, como dos teatros: Teatr Współczesny y el TR (antiguamente Teatr Rozmaitości), y el Klub Komediowy que acoge espectáculos de “stand up”. Tómate un momento para relajarte en la plaza y, a lo mejor, vuelve aquí por la noche para disfrutar al máximo de su ambiente.

Desde la plaza Zbawiciela, camina por la avenida Wyzwolenia hasta la plaza Na Rozdrożu. Aquí empezarás a explorar la parte verde y ajardinada del Centro. Primero pasea por el Parque Ujazdowski y luego, en la parte de atrás visita la asombrosa urbanización de Jazdów. Aquí, justo después de la guerra, se montaron con elementos prefabricados 90 casitas finlandesas de madera. Muchas de estas casitas llegaron a Varsovia procedentes de la Unión Soviética, que a su vez las recibió de Finlandia como reparaciones de guerra. En las casitas, que iban a ser demolidas en 1955, vivían los empleados de la Oficina de la Reconstrucción de la Capital. Algunas de ellas siguen en pie hoy en día, unas pocas siguen habitadas, y en algunas funcionan diversas organizaciones culturales y sociales que organizan numerosos actos y reuniones cada año.

Cruza la pasarela sobre Trasa Łazienkowska y llegarás al Castillo Ujazdowski. En esta zona existió desde el siglo XII el castillo de Jazdów, que vigilaba el cercano vado sobre el Vístula. Fue destruido durante la invasión lituana de 1262 y la lucha fratricida de 1281. Como consecuencia, se trasladó río abajo, al lugar del actual Casco Antiguo. Así pues, puede decirse que el castillo de Jazdów marca el principio de la existencia de Varsovia.

El Castillo Ujazdowski se construyó en 1624, en el lugar de una casa señorial de madera. Fue incendiado durante el Levantamiento de Varsovia y arrasado después de la guerra. Reconstruido en los años 70 del siglo XX, desde 1985 alberga el Centro de Arte Contemporáneo.

Párate en la terraza del castillo, justo encima de la escarpa de Varsovia. Verás el Parque Agrykola con el canal Piaseczyński, construido a mediados del siglo XVIII, que conduce hacia el estadio del Legia Warszawa y que se divisa a lo lejos. Luego tuerce a la derecha hacia la pintoresca calle Agrykola, que desciende hacia el valle del Vístula, iluminada por farolas de gas.

En el punto donde la calle Agrykola ya no desciende, a la derecha encontrarás una de las entradas al parque más bonito de Varsovia: el Parque Real Łazienki. Sin embargo, te animamos a que sigas un poco más adelante, hasta el puente sobre el Estanque Łazienkowski, cerca del monumento a Juan III Sobieski. Se nos ofrece una magnífica vista del palacio situado en una isla artificial. Justo después del estanque, encontrarás otra entrada al parque, y una alameda que lleva directamente al centro del Parque Łazienki.

El parque es un complejo de palacio y jardín fundado en el siglo XVIII por el último rey de Polonia, Estanislao Augusto Poniatowski, en el lugar de la antigua granja de animales de los Lubomirski. Era la residencia de verano del rey, que pasaba aquí los meses cálidos. La mayoría de los edificios históricos se encuentran en las inmediaciones del Estanque Łazienkowski, eje del parque. Aquí también se han diseñado encantadores jardines, como el Real, el Romántico, el Modernista y el Holandés.

El Parque Łazienki significa horas de paseo, descubriendo más monumentos y una naturaleza monumental que ha crecido aquí durante siglos. Los domingos de verano se celebran conciertos al aire libre, justo al lado del monumento a Federico Chopin. Las grandes obras de Chopin interpretadas por artistas de todo el mundo resuenan a las 12.00 y a las 16.00 horas.

Con el Parque Łazienki en la avenida Ujazdowskie linda el Jardín Botánico de la Universidad de Varsovia y en la calle Belwederska, el Palacio Belwederski. Si aún te queda energía después de un largo paseo por el Parque Łazienki, te invitamos a visitarlos. En el Jardín Botánico, fundado en 1818, en primavera o verano merece la pena ver la colección de plantas.

El Palacio Belwederski es un edificio histórico cuya historia se remonta a mediados del siglo XVI. El nombre deriva probablemente de las palabras italianas «bel vedere», que significan bella vista. El palacio ha cambiado de propietario muchas veces a lo largo de los siglos, y desde 2010 es la sede del Presidente de la República de Polonia.

Para ver los interiores de la mansión debes aprovechar la oferta de una de las oficinas de turismo. Las visitas tienen lugar el último sábado de cada mes a las 10.00 h. Entonces se puede ver una exposición dedicada a Józef Piłsudski, la sala de la historia de la Orden de los Virtutti Militari, la Capilla Belwederska, el antiguo despacho del mariscal Piłsudski y salas históricas seleccionadas.

La parte del centro de la ciudad situada en la colina era un distrito rico y metropolitano, pero donde, por la proximidad del Vístula, existía el riesgo de inundaciones anuales, la ciudad tenía un aspecto completamente distinto. La zona era pobre e industrial, con numerosos edificios de madera, y a menudo muy peligrosa. Uno de los barrios más cutres de Varsovia en el periodo anterior a la guerra era Czerniaków, parte del cual es el histórico Solec. Su nombre está asociado al comercio de la sal, que se traía aquí en barco desde el sur de Polonia. La sal, en una época en la que no había frigoríficos, era una de las pocas formas de conservar los alimentos, que Varsovia consumía en grandes cantidades. La gran inundación de 1813 fue el impulso para reforzar las orillas del río y construir diques de contención contra inundaciones. A partir de entonces, el barrio ya relativamente protegido, se convirtió en una cuenca industrial.

Durante el Levantamiento de Varsovia, en septiembre de 1944, hubo intensos combates en el barrio, ya que era la última conexión entre la Varsovia insurgente y el Vístula, a través del cual se esperaba en vano la ayuda del ejército soviético. Los daños causados por la guerra en Czerniaków, entre la avenida Jerozolimskie y la Trasa Łazienkowska fueron tales que no quedaron muchos edificios originales, y parte del barrio se convirtió en un parque. Uno de los pocos vestigios de la antigua Solec es el edificio del almacén de sal de la calle Solec 63.

A un kilómetro de distancia está el Museo de la Tierra, donde verás una colección asombrosa, la mayor de Polonia, de minerales, rocas, ámbar y meteoritos. El Chalé de Pniewski, que forma parte del museo, fue escenario de combates durante el Levantamiento de Varsovia. Baja las escaleras hasta el piso inferior de este edificio y encontrarás una escalera de mármol manchada de sangre de un insurgente.

Hay otro museo interesante en la calle Solec 24: el Museo de Asia y el Pacífico. Aquí podrás admirar objetos traídos de numerosos países exóticos de aquella zona.

Te proponemos terminar nuestro paseo por la zona en un lugar tranquilo, verde y muy interesante: el Puerto Czerniakowski. Se construyó en 1904 en el lugar del antiguo cauce del Vístula y fue un refugio invernal para los barcos de vapor, que se protegían aquí de los témpanos de hielo en el Vístula. También había talleres de reparación naval de los que quedan las rampas en las que se botaban los barcos. La construcción naval cesó en la década de 1960. Recientemente, tras un periodo de olvido, el puerto ha vuelto a la vida. Amarran aquí numerosos barcos (incluidas goletas de madera), lanchas motoras, una casa flotante y una barcaza restaurante, así como una sauna flotante en invierno. En las zonas verdes de los alrededores hay varios clubes deportivos, incluido de voleibol de playa. En verano, desde el cercano Promontorio Czerniakowski puedes hacer una travesía en una barca de fondo plano, una lancha motora o en la iBarka con paredes de cristal. Siguiendo por el bulevar ribereño hacia el Puente Poniatowski, encontrarás muchos bares y clubes abiertos por temporadas. Párate en uno de ellos y pasa una agradable velada.